04/11/2016

Fuiste,
la que dejaste una dentellada en mí,
una herida profunda y honda.
desangrado me quedé,
inerte y exánime,
muerto de rabia,
lleno de cólera,
por tu huida,
por tu salto al vacío…

Deja una respuesta