03/12/2016

Tú sigue así,
me decía mi madre,
como no cambies,
serás un cobarde.

Qué pena me das,
gritaba don nadie,
como no mudes,
quedarás miserable.

No mires atrás,
orgulloso arrogante,
como no varíes,
morirás cual infame.

Deja una respuesta