18/05/2019

Amamántame,
como la loba capitolina,
muestra las ubres,
sobre mi gaznate sediento,
minúsculo y sin aliento,
al mundo me muestro,
estoy desnudo soy profano,
dame vida, dame calostro,
así descubriré mi tierno rostro,
abriré los labios, despegaré la boca,
ingeriré la cálida secreción,
con hambruna y fruición,
seré tu fiel lactante
y nunca te abandonaré
así que amamántame
y, muéstrame tus ubres,
entrégame las mamas,
esparciendo tu vida … ¡leche!

Deja una respuesta