21/02/2019

Te busqué en las baldosas,
de mil calles transitadas,
en la luz de las farolas,
en esquinas olvidadas,
en los pasos de peatones y, en las colas.

Te busqué en los anuncios,
de periódicos y citas,
en garitos y locales,
en las tumbas y las criptas,
y, en las barras de tabernas y, de bares.

Te busqué y no te hallé,
en las calles de esta puta ciudad,
enloqueciendo a cada instante,
ya no logro recordarte,
y, ahora sé, que ya nada será igual.

Te busqué en los espejos,
de ascensores y bazares,
en los pasillos del metro,
en mercados y solares,
y, en salas vacías, tras conciertos.

Te busqué en las agendas,
de las redes más sociales,
en mi lista de contactos,
en manifas radicales,
y, en los altares de todos los santos.

Deja una respuesta